La primera en la frente (0-1)

Nada más empezar el campeonato, el Mallorca se tragó la primera lección. El Rayo Vallecano, sin estrellas pero con disciplina táctica y buena colocación, se llevó los primeros tres puntos de Son Moix sin haber pasado mayor apuro que las intervenciones de su portero a un tiro de Dani Rodriguez, el único de toda la tarde, y como respuesta a un lanzamiento de falta de, cómo no, Salva Sevilla. Las mismas paradas no menos meritorias que tuvo que hacer Reina a sendos remates franjirojos para evitar una decepción aun mayor.

ALINEACIONES:

R.Mallorca.- Reina (2), Sastre (1), Valjent (1), Raillo (1), I.Bravo (0), Baba (0), Febas (0), Lago Jr. (0), Stoichkov (0), Dani Rodríguez (1) y Alex Alegría (0).

Minuto 54, Salva Sevilla (1) por Febas, Luka (1) por Stoichkov y Budimir (0) por Alex Alegría. Minuto 79, Trajkovsky (-) por Baba. Minuto 84, Oliván (-) por I.Bravo.

A.D. Rayo Vallecano.- Morro (3), M.Hernández (1), Catena (2), Velázquez (1), Fran García (2), Oscar Valentín (1), Comesaña (1), Isi (2), Andrés (1), Alvaro (1), Quasmi (0).

Minuto 66, Oscar Trejo (1) por Quasmi. Minuto 78, Saveljich -) por Velázquez y Mario Suárez (-) por Oscar. Minuto Joni Montiel (-) por Isi.

ARBITRO:

Milla Alvéndiz (2). Hubiera pasado desapercibido de no exhibir tarjetas tempranas y de criterio desigual para controlar el partido. Las mostró a Catena, Comesaña, Alvaro y a Saveljich (en el banquillo) por los visitantes y a Valjent como local.

GOL:

Minuto 49, Fran García se desmarca por su banda si que nadie le siga, recibe en profundidad y sobre la linea de fondo centra el segundo palo donde Isi gana la acción a Iván Bravo y fusila a Reina desde cerca. 0-1

COMENTARIO:

Ya advertí que los partidos de pretemporada son a los de liga como una tienta comparada con una corrida de toros con Miuras y en efecto, al primer capotazo, diestro a la enfermería. Esto es la segunda división señores y quien se crea que por venir desde arriba esto va a ser un paseo militar con más generales que soldados se equivoca de raíz. El equipo de Iraola, perdedor del casting del director de fútbol del Mallorca frente al contratado a priori, Luis García Plaza, se comportó como un ejército sin oficiales ni galones, pero lo suficientemente apañado y compacto para sacar adelante un partido que había comenzado a fuerte ritmo y acabó más cansino que el rosario de la aurora.

Para los supersticiosos, los suplentes y técnicos bermellones eligieron contra toda tradición el banquillo de la izquierda. Mal síntoma. No creo en los conjuros, pero haberlos hay los. Pero tampoco tengo ninguna fé en el mandato de Febas, un futbolista anodino e insustancial que aporta menos que un guisante en la paella, ni que la idea de que Lago Junior se mueva por la derecha en lugar de por la izquierda vaya a cambiar nada. En primer lugar porque el primer problema es de laterales, por ambos llegó el gol de la victoria vallecana, y el segundo de delantero centro, esté o no esté el aparentemente cotizado croata aunque siempre sea mayor consuelo que Alegría o Abdón. Añadamos que Luka Romero no ex extremo, Stoichkov aun no sabemos lo qué es y Dani Rodríguez sigue de vacaciones, igual que Baba. Y si, esto no es como empieza sino como acaba y hay mucha pasta para hornear. Lamentablemente el equipo no está para conceder a Salva Sevilla la jubilación anticipada, ni para enviar a la hoguera a un chico del filial que no tiene ninguna culpa de que el club no haya fichado antes a nadie en su puesto.

Si como pretendía el anfitrión, la disposición es presionar arriba, robar en campo ajeno y contraatacar rápido, nadie lo advirtió. Tal vez porque, aunque es pronto para afirmaciones tan concretas, en esta plantilla de treinta no hay más que catorce mal contados. Vicente Moreno lo sabía. Los americanos, no. De cualquier manera siempre es mejor encajar los avisos antes de que sus consecuencias impidan neutralizarlos, así a nadie le pueden acusar de traición.