¿Conspiración de silencio?

Pues si los clubs de primera y segunda división A lo tienen crudo para cumplir las normas exigidas por el protocolo a seguir de cara a la reanudación de la temporada 2019-20, ni cabe imaginarse cómo lo van a hacer los de Segunda B y Tercera cuyo presidente, el de la Federación Española, aprobará cerrar las clasificaciones a falta de 10 jornadas para completar el calendario y la celebración de los play offs de ascenso a partido único y en campo neutral. Eso implica que Baleares, Murcia, La Rioja y Valencia no podrían albergar dichos encuentros, ya que son el Atlético Baleares, el Logroñés, el Castellón y el Cartagena los actuales líderes de cada grupo. Respecto a los clasificados del segundo al curto ya me pierdo y ni que decir tiene que no veo muy claro cuánto va a durar esto con 18 grupos que hay en la categoría de latón, porque si las primeras son de Honor, Plata y Bronce, la última de las de carácter estatal tendrá que se de hojalata. Todo sea dicho en términos condicionales no fuera que alguien saltara con una fórmula recién fabricada.

Si al regresar a los entrenos o durante los mismos algún jugador, técnico o auxiliar cae infectado por el COVID 19, tranquilos que no se van a enterar. Bueno, hay pueblos en los que las noticias vuelan, siempre nos quedará la «Vieja del Visillo». Pero por lo que se refiere a la LFP dudo mucho que haya filtraciones, salvo que salgan de los propios futbolistas a quienes el mandado de Roures, Javier Tebas, ha tranquilizado mucho al advertirles que corren más peligro al ir a la farmacia que entrenando. El, afamado especialista y epidemiólogo. Por si alguien lo duda, una inserción publicitaria en algunos de los medios en ERTE es un calmante indoloro, aunque no inodoro.

A todo eso los árbitros se entretienen en vídeo conferencias de recordatorio y actualización de reglamento y actuaciones que ningún contendiente al que le pique una de sus decisiones la recuerde, al contrario todos son capaces de demostrar que las imágenes de televisión prueban lo contrario sin la menor excepción. Tampoco es cuestión de perderse en este bosque. Ni en ningún otro.