Muriqi tiene quien le quiere

La realidad no admite ceguera que valga. Sea o no cierto el interés del Sevilla o ahora dicen que del Aston Villa, la campaña de Muriqi no pasa desapercibida. Una media de un gol cada dos partidos, uno si y otro no, llama la atención de otros clubs españoles y por supuesto europeos. Ya se encarga de ello la factoría Ramadani.

Salvo la salida de Budimir, el Mallorca no había tenido hasta esta temporada futbolistas en el mercado y, seamos sinceros, los americanos vinieron para trapichear con jugadores no por su repentino amor por un club cuya existencia desconocían hasta que les informó Javier Tebas.

El kosovar está en el escaparate con independencia de que él quiera seguir en Palma como ha declarado ya en varias ocasiones recientes. Además de sentirse querido, por méritos propios, está claro que se vive mejor aquí que en Birmingham. La cuestión es el precio, ese que todos tenemos. También Etoo llegó sin que le quisieran ni en el Leganés y ya conocen el final de la historia, que no acabó, tal como prometía, con su retirada vestido de bermellón.

En la misma rampa se encuentran Maffeo, Kang-in Lee y ya veremos si Rajkovic. Lo que suene en todos y cada uno de los casos revelará si el proyecto es de verdad el tópico y típico sueño americano o las reformas, cono cargo al Ajuntament y el Consell Insular, solo han sido para hermosear la tienda.